Temperatura
Es necesario que se tome en consideración esta variable ya que las tintas contienen un alcalinizante que controla el pH y su eliminación se debe lograr para que la tinta se absorba en el papel, se fije y se seque sobre el cartón.
La temperatura ambiental no se puede controlar a menos que la planta esté climatizada, luego la tinta se debe diseñar para trabajar a temperaturas promedio de 15 a 25°C de 20 a 30°C o superiores a 35°C.
También es necesario verificar y evitar el uso de papeles calientes; muchas veces saliendo de la corrugadora la temperatura oscila en los 45-50°C y algunos fabricantes y convertidores quieren que las tintas trabajen igual que cuando se meten a 20-25°C. Lo recomendable es no usar cartones calientes para no modificar las tintas.
Se recomienda, sobre todo en tirajes largos, verificar que la temperatura de la prensa no se incremente tanto que reseque las tintas.
Tonos
Los tonos se deben medir para garantizar los diseños que los empacadores aprobaron y lo ideal es referirse a una cartilla de colores como GCMI o Pantone, pero es muy importante que se actualicen, ya que en relación a los GCMI muchos diseñadores o impresores piden las igualaciones en la versión VIII, cuando la versión IX ya tiene más de cinco años e inclusive hace un año ya apareció la versión X.
El problema es que dependiendo del manejo de las cartillas o te encuentras unas muy bien conservadas, cuidadas y protegidas u otras en donde nada tienen que ver los tonos que se están usando contra los que deberían ser.

Cuando este impresor pide a otro proveedor de tintas que le surta el tono GCMI “X”, casi seguro lo rechazaran por que “no es el tono” y esto va pasando con los colores de uso común ya que se van aceptando variaciones y la tinta se ajusta sobre la impresión.
Respecto al catálogo Pantone, es más para imprimir por offset y flexo o roto sobre películas (empaque flexible) que sobre cartón corrugado, sin embargo, se logran igualar, pero debe usarse el Pantone U, no el Pantone C, pues este último es para sustratos brillantes.
Hoy en día se pueden controlar los tonos/densidades a través de los densitómetros y los espectrofotómetros, lo importante es señalar los rangos de aceptación en los deltas.
Resistencia al frote
Lo que nadie desea es que la tinta ya impresa, se desprenda, se “talle” y para ello, si ya controlamos el pH y usamos las viscosidades adecuadas en los sustratos empleados (muy satinados o muy porosos), debemos controlar el grosor de la película de tinta depositada así como la formulación de la misma para evitar que desde la misma fábrica de corrugados, durante la estiba, transporte o el manejo del empacador o el detallista su ropa, sus manos o su equipo se manchen. Por esto se deben formular las tintas tomando todas estas variables en consideración.
Se puede medir científicamente la resistencia al frote como el rub tester, en donde en forma controlada se puede saber cuántos “ciclos” podrá resistir la tinta ya impresa.
No es lo mismo imprimir textos y líneas que plastas completas. No es lo mismo imprimir cajas que estarán sujetas a poco manejo a otras que se sujetarán a manejos extremos.
Espuma
Cuando se imprime es muy común que las tintas hagan algo de espuma, pero si las fórmulas no están bien balanceadas generarán mucha más espuma que la aceptada (la espuma no debería incrementar en más del 5% el volumen original de la tinta). El efecto puede ser mecánico, ya que al recircular la tinta le pueden dar demasiada presión generando espuma en exceso. Los operadores lo resuelven poniendo anti espumante, pero su exceso provocara defectos de impresión
Huellas de impresión
Por lo general, los impresores desean que las tintas resuelvan todos sus problemas, aunque las tintas no lo sean. ¿Hace cuanto no le hacen a su máquina una huella de impresión (finger print)? Haciendo esto podríamos saber:
1.Las condiciones mecánicas de la impresora
2.Condiciones de las plancheas/placas/cliches
3.Condiciones de los aniloxes, rasquetas o rodillos doctores
4.Característica de las tintas
5.Afinidad de las tintas y el papel
6.Ganancia de punto
7.Relación, celdas (anilox), puntaje (cliché)
8.TIR de las secciones de la máquina
9.Determinar el paralelismo de los aniloxes
10.Con los halos podemos ver si hay o no presiones del anilox contra el grabado o del grabado contra el cartón.
11.Con los “ojos de buey”, podemos ver si hay variaciones en los registros de colores (Selección de color o alta gráfica)
12.Escalas de arrastres miden el arrastre del grabado contra el cartón por excentricidad de los Pull Rolls o por baleros dañados, montajes flojos o desgastes de engranes. Una impresión barrida puede hacer pensar que hay problemas de tintas.
13.Indicadores de presión y deslizamiento detectan deslizamientos o presiones excesivas; los impresores pueden confundir este problema culpando a tinta viscosa.
14.Atrapes y Líneas de Resolución, nos ayudan para cuando se imprimen por selección de color.
Finalmente, todo lo aquí expuesto deberá ser la resultante de un trabajo conjunto entre el impresor y el proveedor de tintas. Tomando en consideración los requerimientos del empacador se formulan las tintas apropiadas y estas serán usadas correctamente para lograr ser eficientes, productivos, tener mejores costos de impresión y menos desperdicios.
Para lograrlo es necesaria la capacitación a todos los niveles, desde quien diseña los empaque y los gráficos, los compradores de materias primas (estos se sienten satisfechos porque compraron tintas diez centavos más baratas, pero no consideran los problemas en sus plantas) los gerentes de producción, los supervisores, los operadores, de tal manera que no le adicionen a las tintas agua o aditivos que no se deberían usar si las tintas estuvieran bien diseñadas.
Al estar capacitados no tendrían tantos tiempos muertos por estar esperando al técnico de las tintas para ponerles “algo” para que trabajen bien.
Resumen
Es necesario entender las necesidades de los clientes.
Entender las condiciones del mercado
Conocer las limitaciones técnicas de las máquinas del cliente.
Huellas de impresión de las máquinas.
Tener un inventario de los tipos de rodillos y sus características.
Determinar si su proceso es técnicamente correcto y en caso contrario hacérselo ver.
Las oportunidades de crecimiento están en desarrollar al cliente técnicamente para ganar fidelidad .
El precio determina la presencia en un sector del mercado, la calidad determina la presencia en todo el mercado.
La repetibilidad de la calidad es básica para la sobrevivencia en el mercado.
En un mercado sobre ofertado, el servicio y la calidad marcan la diferencia.
La tendencia en el mercado del cartón es un incremento exponencial a los “puntos de venta” y con ello se requieren cajas con mejores gráficos..
www.maripapel.com
por: José Miguel Talamantes*

Tagged with:

Filed under: ImpresorasMejoras ContinuasProductividad

Like this post? Subscribe to my RSS feed and get loads more!