Cuantas veces no hemos comprado un ostentoso juguete a un niño como regalo de alguna celebración importante, y luego el niño termina jugando con la caja de cartón donde vino embalado dicho juguete !!!

Esto parece ser parte de la magia de este embalaje, cuya principal función es la de proteger su contenido. Durante su relativa corta existencia ha logrado ganarle la batalla a la caja de madera como embalaje de transporte en los productos de consumo masivo, esta preferencia se debe a su bajo de costo de producción masiva sin limitar la personalización de la misma y su excelente relación resistencia-peso.

Desde el punto de vista técnico la caja de cartón corrugado nos ofrece una protección al maltrato que usualmente ocurre durante el transporte de productos: hablamos de golpes, caídas, vibraciones, etc;  pero esto no termina aquí, ya que luego esa misma caja llega a algún almacén para ser apilada y soportar el peso de otras cajas que le son colocadas encima, y adicionalmente en algunos casos todavía le exigimos que después de todo eso sea bonita para colocarla en alguna tienda o supermercado. Eso es como pedirle a un boxeador que luego de terminar la pelea, levante en brazos a su contrincante y sonría para que la foto salga bonita!!

Ahora, ¿cómo es posible que una caja de cartón corrugado tenga la propiedad de absorber la energía de impactos  y a la vez pueda soportar como una columna varias veces su propio peso, y lo más sorprendente es que está hecha de papel?

Los invito a conocer la interesante historia de la caja de cartón corrugado!

Continúa leyendo…