La industria del corrugado

Sistemas de vapor y condensado

 El buen uso de vapor de alta calidad es un factor fundamental en la producción de cartón de gran calidad a velocidades óptimas de máquina

¿Para qué se usa el vapor?

El cartón duro corrugado se produce encolando un liner (revestimiento liso) y un fluting (ondulado). El fluting, al que se denomina a veces, medio corrugado, se forma por un par de rodillos plisados calentados con vapor.

El vapor se utiliza para el tratamiento y para proporcionar el calor necesario en los procedimientos de formación y encolado que lleva a cabo la máquina

La necesidad de un vapor de alta calidad

Se utiliza vapor por su eficiencia como portador de calor. Éste se genera en la caldera y se transporta hasta la corrugadora por un sistema de distribución de tuberías.

En la corrugadora, éste entrega su calor a los distintos procesos y condensa.

Una propiedad muy importante del vapor saturado es que su temperatura está directamente relacionada a su presión. Por tanto la temperatura de los rodillos calentados y las placas calientes de una corrugadora pueden controlarse con gran precisión regulando la presión del vapor.

Las corrugadoras modernas de alta velocidad funcionan a temperaturas de hasta 190° C, precisando una alimentación de vapor de entre 14 y 16 bar

Para posibilitar el control preciso de la temperatura es esencial suministrar a la máquina un vapor seco de alta calidad a la presión correcta. Cualquier introducción de humedad o de gases incondensables en el vapor, reducirá su temperatura y afectará negativamente a la velocidad de transferencia de calor.

A su vez dificultará la precisión en el control y en algunos casos hará imposible alcanzar las temperaturas de producción deseadas.

Continúa leyendo…