Llegar a su destino de una manera estética, económica y ecológica, forma parte fundamental de todo embalaje de cartón ondulado. No es para menos, lo que se busca ante todo es satisfacer cada vez más las necesidades de cada uno de los clientes.

En los últimos años, el desempeño de las cajas cuando están apiladas ha adquirido mayor importancia como la medida crítica para la protección de los productos y está estrechamente relacionada con la Prueba de compresión de la Caja (BCT por sus siglas en inglés). Esta prueba es una medición dinámica de la fuerza momentánea necesaria para hacer que una caja falle (las esquinas ceden y las paredes se abomban), o se aplaste.

 

De acuerdo con la Association of Independent Corrugated Converters (AICC), está prueba se hace mejor en un laboratorio siguiendo las condiciones estándar fijadas por la Asociación Técnica de la Industria de la Pasta y del Papel (TAPPI por sus siglas en inglés), o sea a una temperatura de 22o. C (73o F) y una humedad relativa del 50%.

La prueba de compresión da los resultados en libras fuerza o newtons y la deflexión en pulgadas o milímetros, además de cuantificar la carga máxima que puede soportar la caja en su punto de falla inicial o a un valor de deflección fijado previamente.

Si bien indican especialistas de la AICC, aunque algunas cajas tal vez puedan soportar niveles de carga superiores a los de este punto de falla inicial, generalmente es en este punto que están claramente dañadas.


Resistencias

La resistencia a la compresión (BCT por sus siglas en inglés) es una prueba dinámica que determina la carga máxima inicial que una caja puede resistir de arriba a abajo. Durante su vida útil, la caja de hasta abajo tiene que poder resistir el peso que las demás ejercen (con la carga estática máxima de cajas, tarimas, etc., sobre ella), así como las inclemencias del tiempo, ciclos de humedad, humedad relativa cajas sobresaliendo de las tarimas, etc.

De acuerdo con el documento “Entendiendo los Requisitos de Desempeño de las Cajas de Cartón de sus Clientes” de Fibre Box Association en conjunto con la AICC, debido a los factores ambientales que afectan negativamente a la capacidad de desempeño de la caja, la resistencia final al apilamiento (o sea, la capacidad para soportar una carga estática) de una caja determinada, con frecuencia es mucho menor que la indicada por los resultados de su BCT inicial, (óptima), obtenidos en pruebas de laboratorio.

No obstante, la resistencia definitiva se puede calcular en función del valor de la BCT y la identificación y entendimiento de los factores ambientales a los cuales se verá sometida la caja. El fabricante de cajas debe concentrarse principalmente en los requisitos de desempeño del empaque que sean apropiados para el producto y el sistema de distribución del cliente. De manera que se logre un cliente satisfecho y se mantenga a lo largo del tiempo.

Medidas de desempeño críticas

Se emplean tres medidas, una indirecta importante, el Peso Base, y dos directas fundamentales, o sea la Prueba de Resistencia al Aplastamiento en los Cantos (ECT por sus siglas en inglés) y la Prueba de Estallido o Reventamiento (Mullen), que describen la resistencia de los materiales (cartón combinado) usados en las cajas de cartón corrugado.

Estas dos pruebas de medición directa, el ECT y la de Estallido y los valores resultantes de ellas, miden propiedades muy diferentes del cartón y están relacionadas con dos características distintas del desempeño de las cajas: el ect para determinar la resistencia al apilamiento, y la resistencia al estallido para determinar la capacidad de proteger el producto y/o resistir manejo rudo el embalaje del producto.

De acuerdo con los especialistas, aunque estas dos medidas directas no están relacionadas entre sí, a determinado nivel, ambas se relacionan con la masa de la fibra (Peso Base). Por consiguiente, a medida que aumenta una de las medidas directas (aplastamiento o estallido), la otra generalmente también aumenta.

Peso Base:

Sirve para distinguir diversos grados de liner y médium. Es el peso en libras de 1,000 pies cuadrados de liner o médium. Por ejemplo, un liner de 42# significa que 1,000 pies cuadrados de esa calidad de papel pesan aproximadamente 42 libras, y un medio de 23# significa que 1,000 pies cuadrados de ese papel pesan aproximadamente 23 libras.

El rango específico del peso para cada grado depende algo de cada proveedor, y está basada en los requisitos de calidad y en la capacidad de la máquina de papel. En términos generales, el peso base solo sirve para predecir indirectamente el desempeño del cartón corrugado debido a que, conforme aumenta el peso base, la resistencia a la compresión en los cantos, a la compresión de arriba abajo, y al estallido, así como el costo, también tienden a aumentar.

La Resistencia al Estallido o Reventamiento:

Se mide con un probador “Mullen” y se expresa en libras por pulgada cuadrada (psi en inglés). Está prueba mide la fuerza requerida para que un diafragma de hule cargado hidráulicamente rompa las uniones entre fibras en los componentes del liner utilizados para el cartón corrugado combinado.

El resultado de la prueba Mullen, aunque es una medida directa de la resistencia del cartón combinado, también es una medida indirecta del poder de contención y de la capacidad de la caja para resistir fuerzas internas y externas concentradas. Aunque el médium no contribuye en nada a los valores combinados del estallido del cartón, sí influye de manera significativa en los valores del ECT

La Compresión sobre el Canto:

La Compresión sobre el Canto: se mide con un probador de compresión y los resultados se expresan en libras por pulgada lineal de cartón corrugado. La prueba, llamada de Resistencia a la Compresión sobre el Canto (ECT), mide la resistencia del cartón corrugado a la compresión a lo largo del borde, que está relacionada directamente con la resistencia a la compresión de la caja (BCT) y con la resistencia inicial de la caja de cartón corrugado cuando está apilada. Es una característica importante del desempeño y la calidad.

La muestra seleccionada para la prueba se puede tomar de una pieza de cartón corrugado sin convertir, o de una sección no dañada de la caja ya terminada. La primera muestra se puede usar para medir la calidad del cartón saliente del corrugador, mientras que la segunda se puede usar para evaluar la calidad de la caja o su idoneidad para el uso.

Una buena práctica de control de calidad consiste en medir las diferencias del ECT en estos dos puntos (láminas contra caja terminada en el proceso de fabricación, como una ayuda para determinar la fuente o fuentes de pérdidas por ECT. De acuerdo con el material consultado, la muestra usada en la prueba debe estar orientada de tal modo que las flautas estén verticales, correspondiendo a su orientación típica en la pared (o lado) de una caja apilada.

El ECT mide la fuerza de compresión necesaria para que la muestra sometida a prueba se aplaste o combe. El resultado del ect se puede usar en una fórmula bien conocida para predecir la resistencia a la compresión de arriba a abajo de una caja de cartón corrugado.

O bien, cuando se conoce la resistencia de la caja a la compresión (o si la proporciona el cliente), así como el perímetro de la caja y el espesor del cartón, se puede hacer un estimado del ect correspondiente.

www.corrugando.com

Tagged with:

Filed under: Productividad

Like this post? Subscribe to my RSS feed and get loads more!