El desarrollo de nuevas tecnologías en los rodillos corrugadores va de la mano con incrementos en las velocidades de las máquinas; producir a mayor velocidad con eficacia y eficiencia es la meta de toda empresa.
Para cumplir con este objetivo, debemos tener un programa de mantenimiento adecuado que nos garantice una máquina operativa, que nos dé calidad constante en el proceso y que extienda la vida del equipo.
Los programas más conocidos son mantenimiento correctivo, mantenimiento preventivo y mantenimiento predictivo.

Mantenimiento correctivo o no planificado:
Es la corrección de fallas cuando estas se presentan; impide el diagnóstico fiable de las causas que provocan la falla; se ignora si falló por abandono o por desgaste natural.

Mantenimiento preventivo:
Su propósito es prever las fallas manteniendo los equipos en completa operación a los niveles y eficiencia óptimos. Una de sus ventajas es la confiabilidad, ya que los equipos operan con mayor seguridad y se disminuyen los tiempos muertos.

Mantenimiento predictivo:
Ayuda a pronosticar el punto futuro de falla de un componente de una máquina, de tal forma que dicho componente pueda reemplazarse, justo antes de que falle.
Se usan instrumentos de diagnóstico y pruebas no destructivas, como análisis de lubricantes, ultrasonido, comprobación de temperatura, vibración y termografía.
Debido al costo que tienen los rodillos corrugadores, es necesario extremar los cuidados desde su recepción hasta el reemplazo.

Al recibir un rodillo, lo primero que debemos hacer es revisar su estado, verificar sus dimensiones, el tipo de flauta y la profundidad entre otros aspectos.

Algunas buenas prácticas de mantenimiento preventivo que debemos efectuar; ellas son: a) Medida de profundidad de flauta, b) Medida de paralelismo de los rodillos, c) Medida de holgura de rodamientos, y d) Medida de excentricidad. En esta edición nos enfocaremos en el mantenimiento predictivo, específicamente en el análisis de vibración.

La gravedad de la resonancia depende de varios factores; algunos de ellos se dan por la estructura del bastidor de la máquina; a medida que los rodillos empiezan a vibrar, igual lo hace la máquina. Una máquina más robusta tenderá a absorber parte de la vibración minimizando sus efectos.

Mantenimiento predictivo del Rodillo Corrugador

Este programa implica la medición de parámetros que muestren una relación predecible con el ciclo de vida del rodillo corrugador.

Una máquina que tiene un fallo, sea este eléctrico o mecánico, genera vibraciones. La frecuencia de estas vibraciones es leída y cotejada por los instrumentos de análisis que reconocen en ellas parámetros específicos, llamados firma de vibración.

En el rodillo corrugador, la vibración natural de los rodillos se describe como resonancia, y la gama de velocidades en las que ocurre se denominan bandas de resonancia.

En la mayoría de las corrugadoras, la primera banda de resonancia aparece a velocidades de 82 a 110 M/min. La segunda en el rango de 182/210 M/min., y la tercera aproximadamente a 280/300 M/min.

La gravedad de la resonancia depende de varios factores; algunos de ellos se dan por la estructura del bastidor de la máquina; a medida que los rodillos empiezan a vibrar, igual lo hace la máquina.

Una máquina más robusta tenderá a absorber parte de la vibración minimizando sus efectos.
Otra causa es provocada por la configuración de los rodamientos, el montaje de los rodamientos incide en un mayor o menor grado de vibración.

La valoración de los rodamientos de forma periódica es parte del mantenimiento preventivo, un descuido o dejar de hacer las valoraciones nos cobrará a mediano plazo el mal funcionamiento de la máquina.

En máquinas modernas, que trabajan a velocidades arriba de 280 M/min., la primera y segunda bandas no causan tantos problemas, pero cuando se trabaja doble pared, la velocidad disminuye y es aquí donde comienzan los inconvenientes.

En este punto el operador debe tomar una decisión, trabajar por encima o por debajo de la banda de resonancia, normalmente opta por bajar la velocidad, y en consecuencia uno de los problemas de resonancia es la reducción de velocidad.

Es importante detectar los defectos en su primera etapa, no se trata de determinar cuánta vibración soporta una máquina, sino de detectarla a tiempo y evitar las dificultades que un equipo averiado con lleva.

La productividad de la empresa aumentará en la medida que las fallas en las máquinas disminuyan. Espero que el artículo haya sido de utilidad y ayude a comprender la importancia del mantenimiento predictivo y de las herramientas que dispone para analizar y diagnosticar fallas.

En máquinas modernas, que trabajan a velocidades arriba de 800 ft/min., la primera y segunda bandas no causan tantos problemas, pero cuando se trabaja doble pared, la velocidad disminuye y es aquí donde comienzan los inconvenientes.

Ing. Fernando Solera
www.corrugando.com

Tagged with:

Filed under: Rodillos-Cilindros-Corrugadores

Like this post? Subscribe to my RSS feed and get loads more!